Skip to main content

Blog

8M: Las mujeres están menos representadas en los grandes estudios médicos aunque se están mejorado los criterios para que tengan más representación

En el marco del Día Internacional de la Mujer celebrado cada 8 de marzo, la Asociación Madrileña de Pacientes Anticoagulados y Cardiovasculares ha conversado con el Dr. Andrés Salazar, Facultativo Especialista de Área en el Servicio de Angiología y Cirugía Vascular en el Complejo hospitalario Ruber Juan Bravo del Grupo Quirón Salud sobre el riesgo cardiovascular en mujeres.

Como la enfermedad es mucho menos frecuente en mujeres que en hombres, "ellas están menos representadas en los grandes estudios médicos y mucha de la información que se utiliza para establecer los tratamientos son extrapoladas de los resultados en hombres. Sin embargo, una vez que esto se ha hecho evidente, cada vez se han mejorado los criterios de reclutamiento en los ensayos para que tengan más representación".

Por otro lado, las pacientes con enfermedad coronaria podrían ser tratadas menos agresivamente y ser sometidas a menos procedimientos coronarios. Es una enfermedad que tanto la paciente como el médico puede sospechar menos (al asumir que es una enfermedad exclusiva de los hombres) lo que la arriesga a no ser diagnosticada/tratada.
 
El especialista señala que el riesgo cardiovascular es menor en mujeres que en hombres, hasta la llegada de la menopausia. Además de otros factores, los estrógenos naturales parecen tener un efecto cardioprotector (que se pierde con la menopausia), aspecto que no se ha visto con las terapias de reemplazo hormonal.

A partir de los 55 años el aumento del riesgo de enfermedad coronaria en hombres y mujeres aumenta de forma similar. Esto significa que el riesgo de desarrollar enfermedad coronaria está retrasado, por decirlo de alguna forma, entre 8 y 10 años en las mujeres.

Factores de riesgo cardiovascular específicos de la mujer:
  • Complicaciones del embarazo: diabetes gestacional (aumenta el riesgo de desarrollar diabetes mellitus en el futuro) y la preeclampsia (hipertensión asociada con el embarazo que aumenta el riesgo de desarrollar hipertensión arterial más adelante).
  • Radioterapia en el cáncer de mama: puede producir fibrosis miocárdica, pericarditis constrictiva y lesiones en las coronarias. Esto cada vez es más raro debido a la mejoría de la técnica.